miércoles, 19 de julio de 2017

Economía Empresarial



ECONOMÍA EMPRESARIAL

Cierro el ciclo de artículos sobre clases de economía, dedicando uno a la economía empresarial. Sirva como mi modesto reconocimiento a la labor de muchos empresarios y directivos. El tema economía empresarial, puede incitar a pensar que pretendo exponer conceptos de las asignaturas y materias que estudian la aplicación de teorías y métodos de la ciencia económica, o que describen la teoría de las empresas y sus formas de funcionamiento, y no ese es mi objetivo. El objetivo de éste artículo, es reflejar la importancia de las empresas en la economía. Posiblemente su título debería ser “empresa y economía”.

En la llamada “economía de mercado”, las empresas, son unas figuras centrales e  importantes de cualquier sistema económico, teniendo la función de producir los bienes y servicios y su puesta en el mercado, para que las personas puedan satisfacer sus necesidades o gustos. En la citada economía de mercado, se relacionan las empresas, los trabajadores, los consumidores, los inversores y otros agentes.

¿Cuánto aportan las empresas al PIB? Según comentamos en los Talleres de Finanzas Básicas, se define al  PIB, como el “valor de todos los bienes y servicios producidos por la economía de un país en un periodo de tiempo”.   Se mide sumando las demandas finales de bienes y servicios, de los siguientes apartados: consumo de familias, inversión en construcción y bienes de equipo, gasto del gobierno y las exportaciones netas. Este valor ascendió en el 2016, a 1.114.000 millones de euros, es decir más de un billón de euros.

Evidentemente, no todo este importe es imputable a las empresas, pero si una gran parte, y no todo a las grandes empresas. “Bajando el balón al ras del suelo”, mencionaré algunos datos sobre las medianas (menores de 250 empleados)  y pequeñas empresas, las conocidas por pymes. En España, más del 99% de las empresas son pymes, y más del 95% tienen menos de 10 empleados. Por eso se habla tanto de la necesidad de la recuperación y crecimiento de este tipo de empresas.


La importancia de las pymes es vital en nuestra economía, lógicamente su facturación es menor, pero las pymes representan el 65% del PIB y generan el 66% de los puestos de empleo. El 97% tiene ingresos menores a 2 millones de euros anuales. Similar importancia representa la pyme en Europa, con el 67% de los puestos de empleo y aportando 58 céntimos de cada euro de valor añadido.

¿Cuánto aportan las grandes empresas a la economía en salarios, compras a proveedores, impuestos, dividendos…? Es el llamado “valor económico social” que cada vez más las compañías especialmente las grandes, incorporan en sus memorias como una acción de transparencia. Según el último estudio disponible (sobre el ejercicio 2015) que recoge los datos que figuran de las 43 principales compañías españolas, generaron un impacto económico directo de 450.000 millones de euros (representa casi la mitad del importe del PIB). El volumen de facturación de la mitad de las  grandes empresas supera los 50 millones. Sin embargo, considero recordar que el grupo de las grandes empresas supone el 0,2% del tejido empresarial español, y  que son menos de 4.000.
¿Quién genera empleo? En mi opinión el empleo lo crean principalmente las empresas, entendiendo por empresa, a todos los intervinientes, empresarios, socios, inversores, directivos, empleados, proveedores, clientes…. Por supuesto que los emprendedores con sus nuevas iniciativas, y en algunas épocas el Estado, como  la reciente convocatoria de empleo público.

En un mundo globalizado y tan competente, adquiere mucha importancia la innovación en la empresa. La mayoría de las empresas innovan, mejoran productos y desarrollan otros nuevos,  que les permite seguir presentes en el mercado, compitiendo cada vez más con mayor número de empresas internacionales, pero en el fondo lo que potencia es que el mundo y su economía sigan avanzando y evolucionando en nuevos campos y recursos.
Un aspecto de moda e importante en el mundo de la empresa, es la responsabilidad social empresarial. La conocida RSE pretende desde la empresa, devolver a la sociedad, parte de lo que de la sociedad recibe. Algunas opiniones interpretan que puede ser puro marketing, pero la realidad es que hay voluntad desde las empresas de participar en temas sociales y sus aportaciones y acciones ahí están.
Comentaba al principio que era mi reconocimiento al mundo de la empresa y su importancia en nuestra economía y en nuestra sociedad. Conocer la realidad de la empresa, es muy importante. Sólo a través de un conocimiento de su fundamental función económica y social, de la vocación, del trabajo y esfuerzo, de su asunción de riesgos, y de una visión real y actual de la gran mayoría de los empresarios, se mejorará su imagen y podrán ser ejemplo para potenciales vocaciones emprendedoras. Entiendo es necesario mejorar o actualizar su imagen, tanto desde las propias organizaciones, foros, como desde los medios de comunicación, o hasta en los libros de texto.


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 19 de julio del 2017





miércoles, 5 de julio de 2017

Economía Sumergida


ECONOMÍA SUMERGIDA

Comentaba al final del artículo anterior, que tratar este tema “opaco y oscuro”, no es políticamente correcto, pero lo cierto y verdad, es que está presente en nuestra sociedad. Queramos reconocerlo o no, es una realidad social.

Vayamos “al grano”. Recién concluida la campaña de renta, y que…“Hacienda somos todos”, ¿convienen conmigo que si todos pagaran lo que les corresponde otros pagaríamos menos, o tendríamos mejores servicios públicos? ¿Cuánto importe se queda sin recaudar? Según datos del propio Ministerio de Hacienda, el fraude en IRPF asciende a 20.000 millones de euros, es decir se podría recaudar un 6% más.

Se entiende como economía sumergida, también denominada informal, oculta, irregular o ilegal, desde un punto de vista popular, aquella que normalmente sus transacciones se realizan en “efectivo”, “en B”, en “dinero negro” (realmente todo el dinero es igual), en definitiva dinero que no circula por los circuitos correspondientes, y desde un punto de vista más académico, aquellas actividades (aunque pueden ser actividades legales),  que intentan eludir el pago de impuestos, cargas sociales y controles administrativos, o evasión de capitales (no es delito), así como la evidentemente ilegal, por proceder de actividades que por su naturaleza lo son, como por ejemplo el tráfico de drogas, prostitución, corrupción…y que generan dinero negro que posteriormente pretenden “lavarlo” o “blanquearlo”.

¿En cuánto se cuantifica el volumen de ésta economía en España? Según estudios de organismos como el Banco de España, el Consejo Económico y Social, el Instituto de Estudios Fiscales, la Unión Europea o el Banco Mundial, determinan que representa entre el 20 y el 25% del PIB, es decir aproximadamente 250.000 millones de euros. La media del entorno europeo, se cifra en el 15%.
Si el PIB de Aragón se cifra en 33.800 millones de euros, puede deducirse que el valor de la economía sumergida en nuestra comunidad asciende a más de 8.000 millones de euros.

¿A qué actividades afecta principalmente? Según datos del propio Ministerio de Economía,  las dos grandes bolsas de fraude existentes son las operaciones de compraventa protagonizadas por empresas constructoras e inmobiliarias (creo que más bien eran), así como las actividades derivadas del ejercicio de las profesiones liberales. Según la misma fuente, el 95% de las compañías asentadas en España, aproximadamente unas 58.000 sociedades mercantiles, son susceptibles de escapar a los controles fiscales al no tener obligación de ser auditadas. Pero evidentemente no son las únicas, que decir de los servicios de hogar, venta ambulante, algunos gremios, y otras diversas actividades. ¿Y a las plataformas de ventas de segunda mano, trueques, etc. cómo les afecta? Usted, ¿en qué actividad está pensando?

No puedo olvidarme de los paraísos fiscales. ¿Por qué existen? Existen porque hay algunos países que los protegen y no están interesados en abolirlos. Posiblemente sea como el “engranaje” necesario para que determinadas operaciones puedan materializarse.
Sin ir más lejos en la propia Europa, tenemos países como Andorra, Gibraltar, Malta, Luxemburgo, Irlanda, Liechtenstein, San Marino, que no podemos decir que sean paraísos fiscales, pero con unas condiciones especiales en determinadas cuestiones, como por ejemplo el tema de impuesto de sociedades, que los hacen muy “atractivos” para muchas compañías. Se puede concluir que  la OCDE a efectos de cómputo y denominación de paraíso fiscal, puede seguir nominando a decenas de pequeños países, que siguen siendo objeto de atracción para los buscadores de los recovecos financieros/fiscales.
Otro aspecto a considerar, es la evasión de capitales. Según datos del Ministerio de Hacienda, el montante que tienen depositado en cuentas en paraísos fiscales asciende a 150.000 millones de euros. Sólo en el año 2015, se sacó de España más de 50.000 millones.


¿Se están adoptando medidas?  Las grandes medidas, como la eliminación de los paraísos fiscales, eliminación del secreto bancario, y otras, como es la falta de unidad de mercado en aspectos impositivos por parte de las Comunidades Autónomas (principalmente por el tema incentivos fiscales) y los diversos países de la Unión Europea, no se están acometiendo con la decisión y voluntad que sería precisa. Si se están tomando medidas, más a título “doméstico” como es la eliminación de los billetes de 500 euros, limitar el importe de pagos en efectivo, o potenciar el pago con medios electrónicos. El día 1 de julio, entró en vigor un Ley que obliga a las empresas que facturan más de 6 millones de euros, a comunicar a Hacienda los importes de IVA devengados en tiempo real (en un plazo de 8 días y en 2018 se reduce a 4 días).

En éste aspecto, habría que diferenciar entre la lucha contra la economía irregular, que corresponde a los inspectores de Hacienda o de Trabajo, y la economía ilegal, que corresponde a las Instituciones Policiales y Jurídicas. Asimismo, incidir que fraude fiscal, evasión de capitales y blanqueo de dinero, son conceptos, faltas o delitos distintos.

Como en otras facetas, este tema también requiere de educación y posiblemente de cultura.  ¿Por qué,  en otros países  ni se plantean con IVA o sin IVA? En mi opinión, es uno de los aspectos sociales donde la RS, tanto la responsabilidad social empresarial, como la responsabilidad social individual, debe manifestarse favorable a cumplir con nuestras obligaciones como empresas y ciudadanos responsables.

Finalizo con una reflexión, ustedes ¿cuantas veces han pensado o comentado, que si no hubiera economía sumergida, habría una rebelión o revolución social? ¿estas circunstancias justifican su existencia? si no es ético, ni equitativo, ni justo, ni legal, ni…algo habrá que hacer… ¿o no?


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico"el 05 de julio del 2017